La Primavera: Época ideal para la plantación de rosas

19 Feb
  • Arrayan Jardines
  • 108 Visitas

La rosa es una de las flores mas conocidas y estimadas en todo el mundo.

La mejor época para plantarlas es tan pronto comienza la primavera, cuando el terreno aún está húmedo y el clima está fresco. En esta época las raíces pueden adaptarse mejor al nuevo terreno ya que las condiciones son perfectas.

Entre las formas que existen para propagación de rosas encontramos 4 principales. Por semilla, la cual se usa principalmente para investigaciones genéticas con el fin de producir nuevas variedades. Acodos, esta forma de propagación, no es muy utilizada, generalmente se hace en los rosales que son grandes arbustos. Propagación a través de injertos, es la forma más utilizada para cultivos a gran escala destinados a flor de corte. Pero este tipo de propagación, presenta desventajas para el jardinero común, ya que se hace necesaria la obtención de portainjertos y acarrea el aprendizaje de nuevas técnicas.

Por lo tanto, el método de multiplicación para obtener una plantación de rosas en jardín es el de propagación por esquejes. En la rosa, casi todos los órganos pueden producir raíces, como las hojas, flores y hasta frutos. Sin embargo, el más utilizado para producción de esquejes es el tallo. Esta técnica es muy sencilla, si se tiene en cuenta la utilización de un enraizante que nos garantice la formación de raíces. Para ello, podemos tomar unas tijeras de poda y cortar los tallos, reduciendo las hojas. Se deberán tomar verdes y se ubicaran directamente en el sustrato, antes aplicando un estimulador de raíces. Al hacerlo a mediados de marzo, se dejarán por un periodo aproximado de tres meses y verificaremos si ya hay raíz.

A partir de una rosa podemos obtener nuevas plantas, a continuación, os decimos como:

  1. Toma una rosa, de unos 20 a 25 cm. Elimina la parte de la flor y deja el tallo. De abajo a arriba quita las hojas hasta dejar solo el primer par de arriba.
  2. Llena una maceta con sustrato de buena calidad y humedécela un poco.
  3. Toma una papa y hazle un agujero en el que quepa el esqueje.
  4. Se coloca un poco de enraizante en la parte del corte de la flor y se clava el esqueje en el agujero de la papa.
  5. En la tierra de la maceta se abre un hoyo y ahí se deposita la papa. Se cubre por completo, dejando sobresalir el esqueje.
  6. Sobre la base del esqueje se coloca una botella plástica limpia, para hacer un efecto de invernadero sobre la planta.
  7. La maceta debe colocarse a semisombra en un lugar cálido. Cada día sacar la botella por unos minutos dando aireación al esqueje. La tierra debe permanecer húmeda.
  8. A partir de este momento se espera a que salgan nuevos brotes. Cuando esto suceda, al tirar de la planta notarás que esta pone resistencia, entonces sabremos que hay nueva brotación de raíces.
  9. En este momento se deberá quitar la botella y llevar la maceta a un lugar más soleado, allí se dejarán algunas semanas.
  10. Cuando la planta se encuentre un poco más grande podremos hacer el trasplante al lugar que destinamos en nuestro jardín.

 

Con este método, puedes ver que tener un hermoso rosal en tu jardín es muy fácil.